La instrucción define y  establece  los criterios de las diferentes prestaciones económicas  y servicios destinados a apoyar los procesos de escolarización, de prevención y control del absentismo escolar, y de integración social de la población infantil y adolescente en situación de vulnerabilidad o riesgo social que sean objeto de actuación de los servicios sociales municipales mediante recursos propios o de entidades sociales colaboradoras.

 

Las ayudas están destinadas a paliar o resolver, por sí mismas o complementariamente con otros recursos, situaciones de dificultad social que impidan a la población infantil su desarrollo escolar, social y personal de forma adecuada, garantizando unos adecuados niveles de atención, protección y promoción.